Fútbol femenino, un necio debate social y cultural - CLUB FORMAS INTIMAS
730
post-template-default,single,single-post,postid-730,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Fútbol femenino, un necio debate social y cultural

Fútbol femenino, un necio debate social y cultural

El fútbol femenino adquiere cada día más valor a nivel mundial, principalmente en países de Europa y en Suramérica, donde a medida que va pasando el tiempo la práctica del fútbol femenino se va incrementando. En nuestro país desde la infancia se logran evidenciar niñas interesadas en practicar fútbol, sin embargo, en muchas ocasiones esta preferencia se ve altercada y condicionada por la falta de apoyo del entorno social (padres, entidades educativas, amigos) la falta de difusión y de patrocinio contribuyó a que el desconocimiento de esta práctica deportiva estableciera más estereotipos.

 

Imagen articulo 1

Ya para los juegos olímpicos de la modernidad salieron nuevas perspectivas y fue en Paris 1900 donde se incluyó a las mujeres como partícipe de estas justas, a partir de este año viene siendo mayor el número de atletas femeninas.

En el siglo XX se promueve la práctica deportiva con un simbolismo de independencia y seguridad, lugares como Inglaterra ya empezaba a tener gran acogida este deporte en la rama femenina, se tenían varios clubes deportivos, en 1920 se realiza el primer partido entre las selecciones Francia e Inglaterra. Viendo la gran respuesta que se tenía por parte de la mujer empezó a existir cierta aceptación de la sociedad, pero a su vez se abría una mirada con mucha discriminación hacia la jugadora tanto en la cancha como en la comunidad.

Se puede observar que, desde sus primeros pasos, el fútbol femenino ha sido motivo de debate, la mirada machista de la sociedad, impide que la figura femenina haga uso de su derecho fundamental al deporte, ocio y la recreación, creando así, fuertes estereotipos que con el paso del tiempo se fueron consolidando en el ojo cultural y social.

Según García (1990) “se han desarrollado a lo largo de los siglos estereotipos, prejuicios y falsas ideas que han limitado la participación de las mujeres en la práctica de los deportes” Desde esta época la contradicción de la sociedad era evidente con respecto a la práctica del futbol femenino, despertando en la mayoría olas de rechazo con respecto a la estructura corporal del cuerpo de la mujer, donde por medio de estereotipos creados erróneamente por la sociedad se iba creando una mal ideología alrededor de la práctica de este deporte, en un principio se tenía un ideal y era ayudar a bajar ciertos niveles de sedentarismo de los británicos y que a medida de los años se fue convirtiendo en una práctica que le daba a sus deportistas cierto carácter y mentalidad fuertes que a pesar del errado pensamiento frente al futbol femenino y de sus deportistas, seguían con su apogeo aún más fuerte en las diferentes partes del mundo.

Futbol local, una lucha que apenas empieza 

La historia del fútbol profesional femenino en Colombia es joven. En 2016, la División Mayor de Fútbol Colombiano (Dimayor), accedió a las variadas solicitudes de las jugadoras de la Selección Colombia que venían clasificando a dos copas del mundo de manera consecutiva, de tener una liga organizada en el país.

A finales del 2016 se realizó el lanzamiento oficial del campeonato femenino, que, según lo proyectado, tendría una regularidad anual a partir de febrero del año 2017, hasta mayo. Con el fin de hacer más competitivo el torneo, la Dimayor pidió a todos los clubes masculinos formar un equipo femenino. Sin embargo, no todos lo hicieron, objetando problemas administrativos con el manejo de dos economías.

En Latinoamérica Brasil, México, Colombia, Uruguay, Venezuela y Argentina son los únicos países donde existen torneos profesionales. En Colombia la liga femenina no cuenta con un respaldo económico consolidado, todo lo contrario, en vez de contribuir a la rama femenina, todavía en pleno siglo XXI se sigue minimizando a la mujer, se sigue conservando una visión machista que lastimosamente se sostiene con el tiempo y a la fecha se vive en cada rincón del planeta, sin embargo, la mujer sigue en pie de lucha, por cada día llevar donde se merece esta rama femenina, donde se valore a la mujer en igualdad de condiciones que el hombre y donde el fútbol sea masculino o femenino siga brindando alegrías y construyendo sueños en nuestros niños.

Michael Flórez Valle
Profesional en entrenamiento deportivo
Universidad de Antioquia
Entrenador
maik.florez@gmail.com

Bibliografía

  • Castañón Rodríguez, J. (2007). mujer, idioma y futbol en España
  • Gallo Cadavid, Luz Elena Y Pareja Castro, Luis Alberto. (2004). Fútbol Femenino en Colombia: Relaciones con la identidad y salud. Medellín: Universidad de Antioquia.
  • García, Manuel. (1990). Aspectos sociales del deporte: Una reflexión sociológica. Madrid: Alianza deporte.