Fútbol femenino, muestra de la mujer guerrera - CLUB FORMAS INTIMAS
733
post-template-default,single,single-post,postid-733,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Fútbol femenino, muestra de la mujer guerrera

Fútbol femenino, muestra de la mujer guerrera

La oficialización del fútbol femenino en Colombia se hizo realidad en el 2017, sin embargo, las jugadoras reclaman falta de apoyo. A mediados de 2016, la División Mayor de Fútbol Colombiano (Dimayor), accedió a las múltiples solicitudes de las jugadoras de la Selección Colombia que de manera unánime pedían  tener una liga organizada.

Con el fin de hacer más competitivo el torneo, la Dimayor exigió a todos los clubes del campeonato masculino constituir un equipo femenino. Sin embargo, no todos hicieron caso, argumentando problemas administrativos con el manejo de ‘dos economías’.

 

imagen articulo 2

La oficialización del fútbol femenino en Colombia se hizo realidad en el 2017, sin embargo, las jugadoras reclaman falta de apoyo. A mediados de 2016, la División Mayor de Fútbol Colombiano (Dimayor), accedió a las múltiples solicitudes de las jugadoras de la Selección Colombia que de manera unánime pedían  tener una liga organizada.

Con el fin de hacer más competitivo el torneo, la Dimayor exigió a todos los clubes del campeonato masculino constituir un equipo femenino. Sin embargo, no todos hicieron caso, argumentando problemas administrativos con el manejo de ‘dos economías’.

En latinoamérica todavía nos encontramos rezagados en  el fútbol femenino; Brasil, México y Colombia son los únicos países donde a la fecha existen certámenes profesionales. Pese a ello, en nuestro país la liga femenina no cuenta con un respaldo económico consolidado. De conformidad con los cálculos de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), un jugador en promedio recibe $4 millones de pesos, como mínimo, para efectos de su salario, mientras que las jugadoras mejor pagadas escasamente llegan a los $3 millones de pesos, otras al millón y la mayoría apenas recibe el salario mínimo legal, o incluso menos.

Las mujeres en Colombia son unas luchadoras que día a día buscan mostrar todo su potencial en un país y un mundo machista que aún cree que el futbol solo es para hombres y que es el más rentable para nuestro deporte colombiano. Es útil destacar lo que sucede en un país emblemático a nivel mundial del fútbol como lo es Argentina, que no dista mucho del caso colombiano. La Primera División Femenina, aunque es reconocida y avalada por la FIFA, es tenida en cuenta como aficionada y, de hecho, las jugadoras son amateurs.

En Colombia en los años 90  empezaron los partidos interdepartamentales debido a que en departamentos como Antioquia y Cundinamarca siguieron la idea que surgió en el Valle del Cauca de luchar por el balompié femenino y que este fuera reconocido como un deporte legítimo. Desde entonces empezaron los partidos femeninos aficionados. (Resaltar en un cuadro)

En los ochentas se “empezó a cuajar la ideal del futbol femenino, pero eran tan pocas las practicantes que nunca se tomó en serio a pesar de que la FIFA promovía la idea del balompié para damas gracias a los primeros torneos y ligas en Europa”.  Esto fue un cambio muy radical en un país conocido por el machismo en donde “la falta de apoyo, patrocinio y difusión del balompié femenino obedece esencialmente a la creencia o imaginario que tiene la sociedad de que el fútbol es un juego para hombres y que la mujer que lo practica pierde su feminidad, se vuelve brusca, agresiva o que es poco femenina, conllevando así a una discriminación de género para esta actividad deportiva”.  En 1991, se jugó el primer Sudamericano que es la versión de la Copa América femenina pero la primera selección colombiana se formó hasta el final de los noventas. Como la historia lo demuestra fueron muchos años de luchar y pelear para que el futbol femenino fuera reconocido como un deporte legítimo.

El fútbol femenino en Colombia es aficionado 

La División Aficionada del Fútbol Colombiano, Difutbol, decidió involucrarse en estos partidos femeninos. Desde un inicio se empezó a contar solamente con la participación de las ligas de Valle, Antioquia y Bogotá. Gracias a la acogida que tuvo, se empezaron a unir departamentos como Tolima y Santander.

Se ha logrado pasos importantes y significativos para el fútbol femenino  y para la historia de Colombia, en la que hoy es normal ver a las mujeres con un balón de fútbol en los pies, pero aun falta mucho trabajo para  obtener más apoyo y hacer más visible nuestro futbol femenino.

En el balompié femenino podemos ver clubes deportivos que han dejado muy en alto el nombre de nuestro país, y no sólo ello, sino también, demostrando que hay  guerreras dispuestas a dar su lucha por hacer realidad el sueño de muchas deportitas que sueñan con tener una liga femenina de futbol digna y con iguales condiciones que la liga masculina.

Tenemos como referente al Club Deportivo Formas Intimas, subcampeón de la Copa Libertadores de América, en donde  se dejó  ver el talento de nuestras deportistas y el título de Atlético Huila como campeón de la Copa Libertadores 2018  que dejó expuesto a las directivas del fútbol colombiano en cuanto a su política en el fútbol femenino. Y qué decir de los medios de comunicación que no  demuestra el interés por trasmisiones  de partidos de la liga femenina, claro está, como esta no vende  ni da rating no lo hace, caso muy claro sucede cuando  la selección de Colombia masculina va a disputar un mundial, siempre le realizan miles de inversión en publicidad, tanto así que las camisetas oficiales de nuestra selección solo es publicitada con jugadores  como James, Falcao, etc. Nunca es publicitada con nuestras bien llamadas chicas superpoderosas, las cuales a pesar de la inequidad con el futbol masculino  han sabido llevar con pulcritud y dignidad  nuestra tricolor.

Aunque aún estamos pendientes de lo que sucederá en nuestro país con la Liga Profesional Femenina espero que se logre el sueño de todas las que participamos de alguna manera  en el medio futbolístico femenino, y que se nos pueda tratar  con  igualdad  de condiciones así como se les trata al género masculino.

 

Escrito por: Diana Marcela Escalante Herrera
Tecnóloga en Dirección Técnica en Futbol – SENA
Correo electrónico: dia.marcela27@gmail.com